Rufino Tamayo
Éxtasis del color
Museo de Arte Moderno
Museo de Arte Moderno
Del 10 de junio al 27 de agosto de 2017
Del 10 de junio al 27 de agosto de 2017

Rufino Tamayo fue el primer pintor que expuso en el naciente Museo de Arte Moderno en septiembre de 1964. En este recinto hubo también dos exposiciones de su pintura, una en 1974 y otra en 1976. Por tal motivo, se hace necesaria nuevamente la presencia de su obra en este recinto y así, conmemorar los 26 años de su fallecimiento. 

La muestra comprende 34 obras pertenecientes al acervo del MAM, así como otras piezas claves que la complementan, provenientes del Museo de Arte Internacional Rufino Tamayo y colecciones particulares. La curaduría ha sido realizada por el equipo del museo y ha contado con la asesoría del especialista en el tema Juan Carlos Pereda.

Nació el 25 de agosto de 1899 en Oaxaca, sus padres fueron Jesús Arellanes Saavedra Navarro y Florentina Tamayo. Comienza su educación en 1915 en la Academia de Bellas Artes de San Carlos de la Ciudad de México. En 1921 abandona sus estudios debido ya que no compartía la estricta perspectiva respecto al arte. En 1926 comienza a trabajar como dibujante y a exponer su obra, hecho que le dio reconocimiento internacional y le abrió  las puertas para exponer sus obras en el Art Center de Nueva York.
En 1928 entró como profesor en la Escuela Nacional de Bellas Artes y en 1932 fue nombrado director del Departamento de Artes Plásticas de la Secretaría de Educación Pública.
En 1938 ingresó como profesor en la Dalton School of Art de Nueva York y ahí permaneció cerca de 20 años. En 1949 se mudó a París y tras participar en la XXV Bienal de Valencia alcanzó renombre mundial y se le consideró un artista prominente del siglo XX y es a partir de este momento que empieza su etapa más productiva.

¿Conocías esta faceta de Rufino Tamayo?

Aun cuando no existían antecedentes artísticos en su familia, Rufino Arellanes Tamayo (1899-1991), mostró desde muy pequeño su gusto por la música al convertirse en acólito y dirigir el coro de la iglesia en su natal Oaxaca. Es por ello, que sus padres supusieron que seguiría la carrera musical y se convertiría en sacerdote.

Sin embargo, solamente la música regional lo acompañó en los años posteriores a su adolescencia, pues conocía una gran cantidad de canciones de origen autóctono, y quienes tuvieron la fortuna de escucharlo, decían que las interpretaba con muy buena voz, siempre acompañado de su guitarra.

Tiempo después, fue enviado a la Ciudad de México, donde se esperaba que estudiara la carrera de Tenedor de libros, pero el carácter independiente y rebelde de Tamayo, lo llevó a inscribirse en la Escuela Nacional de Bellas Artes, antigua Academia de San Carlos.

Debido a la disciplina y esmero que aplicaba tanto en sus estudios como en el desarrollo de su obra, Rufino Tamayo empezó a realizar pinturas en pequeño formato que paulatinamente fueron transformándose en piezas en las que predominaban los temas indigenistas plasmados en luminosos colores.

El recuento de su vida y obra es largo y fructífero, pero para conocer y reconocer  el talento imperecedero del artista oaxaqueño, el INBA, a través del Museo de Arte Moderno, te invita a visitar la exposición Rufino Tamayo. Éxtasis del color— a 26 años del fallecimiento del maestro— que permanecerá en ese recinto del sábado 10 de junio al domingo 27 de agosto.

Museo de Arte Moderno MAPA
Museo de Arte Moderno
Paseo de la Reforma y Gandhi
Del sáb 10 jun al dom 27 ago
mar a dom, 10:15 - 17:30 h
$60
Gratis a estudiantes, maestros e INAPAM | Domingos entrada libre.
Programación sujeta a cambios