Huella, Repetición e Inversión
En diez prácticas artísticas contemporáneas
Museo Nacional de la Estampa
Museo Nacional de la Estampa
Del 14 de diciembre de 2016 al 05 de marzo de 2017
Del 14 de diciembre de 2016 al 05 de marzo de 2017

HR - es el acrónimo de Huella y Repetición, factores fundamentales y propios de la gráfica. El signo de menos enfatiza otra de sus características inherentes, el juego de positivo y negativo que irremisiblemente surge entre la placa y las estampas resultantes. En lectura inversa, el título alude al factor RH, a la sangre, a la genética, a la herencia, a la tradición... La modernidad artística mexicana durante el siglo XX no se entiende sin el aporte sustancial del muralismo y de la gráfica. Ambos tuvieron una dimensión política y pública característica, que retomo y subrayo en esta exposición. Huella, repetición e inversión son los tres conceptos fundamentales para aproximarse al grabado y al arte gráfico.

 

La obra gráfica es el resultado de una sucesión de inversiones que operan en niveles profundos, más allá de la superficie de la placa y del soporte. En la matriz, el material que se talla, incide, muerde, erosiona, unas veces termina siendo el blanco del papel y otras, el negro de líneas, de manchas, de texturas. Por si esto fuera poco, el grabado encierra una dualidad conceptual de larga tradición en nuestra cultura y especialmente relevante en las artes visuales: el binomio entre único y múltiple, entre original y copia.

 

El grabado tensa ese juego entre positivo y negativo. La matriz está dotada de una capacidad reproductiva inversa; matriz y estampa se complementan a la perfección y muestran que la integración de los contrarios es el modo más complejo y preciso para recuperar una unidad perdida. Es esa naturaleza polar y múltiple de la inversión (blanco/negro, izquierda/derecha, único/múltiple, original/copia) la que alimenta los otros dos conceptos: huella y repetición/serialidad.

 

“Huella” proviene del término griego odos. El odos se encuentra en la alegoría de la caverna de Platón. También es sinónimo de cambio, de trayecto, de no-permanencia. La huella de la huella, el meta-odos o método, alumbra el camino a seguir, la forma de explorar, las variables a experimentar, las pruebas cuyos resultados pueden dejar un margen amplio al azar, a las variaciones.

 

La huella encierra un tiempo pretérito: surge del pasado y se hace presente copia a copia, prueba a prueba, estado a estado. Lo que vemos es la huella de algo que estuvo ahí y ha dejado su impronta. Lo que contemplamos es el vestigio físico/material de un proceso previo, de un tiempo pasado. Una de las estrategias que la gráfica esgrime para actualizar el pasado, incluso para emular una simulación de futuro, es la repetición, la serialidad, la sucesión de presentes.

 

El concepto de repetición es inherente a la condición gráfica del grabado. Secularmente, el grabado ha hecho suyo el principio de reproductibilidad técnica, contraviniendo la originalidad exclusiva y única de otras disciplinas artísticas como la pintura. Por otro lado, la repetición permite la difusión y lo público, una vertiente publicitaria que encontrará, en las calles de las ciudades, terreno abonado para el cultivo de un extraordinario poder comunicativo, didáctico, persuasivo, asertivo, controversial y crítico. La repetición artística, por otro lado, encierra el principio de la diferencia (original múltiple): cada ejemplar es otro y no existe aislado de su contexto, contexto que no deja de introducir variables y variaciones que dialogan con la obra y generan nuevos efectos de sentido.

 

La celebración de las primeras tres décadas del MUNAE dieron la pauta para seleccionar diez artistas que hubiesen cumplido al menos 30 años, y cuya obra girase, de un modo claro, en torno a alguno de los ejes programáticos planteados para esta muestra. Sus propuestas son representativas de la complejidad y diversidad del arte gráfico actual.

 

En HR - se exploran los límites para mostrar los territorios colindantes de la gráfica. El concepto de inversión está muy presente en la práctica incisiva de Darío Ramírez, se desintegra en las maquetas irónicas de Mónica Contreras, resuena en las variaciones ópticas de Ernesto Alva y golpea en las dramáticas oposiciones de Mazatl. La huella se desborda en las obras de Jaime Ruiz Otis, se desvanece en el video de Laura Valencia y toma cuerpo en las esculturas de José Porras. Finalmente, el concepto de serialidad se entreteje en la propuesta de Nuria Montiel, deviene crítica en el caso de Ana Santos y se hace cartel y calle en la obra de Stinkfish.

JUAN BAUTISTA PEIRÓ
Curador Invitado

Museo Nacional de la Estampa MAPA
Museo Nacional de la Estampa
Av. Hidalgo No.39
Del mié 14 dic 2016 al dom 05 mar
mar a dom
Entrada general: $45
Programación sujeta a cambios