PUBLICACIONES
ANTERIORES

       
BUSCAR POR DISCIPLINA
 

Bol. 907 El Laboratorio de Arte Alameda será sede de la Primera Muestra de Música Visual en México

image
14 de julio del 2016
No. boletín: 907

 

o   Integrará nueve trabajos de video realizados por artistas de diversas latitudes, el sábado 16 de julio a las 19:00; entrada libre

 

o   La propuesta es un desafío que une al arte, la ciencia y las nuevas tecnologías a través de una forma de expresión atractiva

 

 

El Laboratorio Arte Alameda del Instituto Nacional de Bellas Artes será sede de la Primera Muestra de Música Visual en México, organizada y dirigida por Alejandro Casales con el propósito de difundir el trabajo realizado por artistas de diversas partes del mundo. La cita es el sábado 16 de julio a las 19:00. La entrada será gratuita.

 

Música visual, como término, comprende una variedad de formas de enfoques creativos para trabajar con el sonido y la imagen, y se emplea en el campo del arte para describir la íntima relación entre la música y la imagen en movimiento, que conjugan distintas modalidades creativas propias de las artes electrónicas.

 

Con la finalidad de fomentar y apoyar la creación de piezas de música visual se emitió una convocatoria que invitó a artistas mayores de 18 años y de cualquier nacionalidad a participar con una sola obra realizada bajo la noción de música visual en formato de video.

 

Después de una revisión técnica para constatar que las 35 propuestas recibidas de países como Grecia, Francia, Italia, Japón, Corea del Sur, Estados Unidos, Uruguay, España, Argentina, Portugal, Brasil, Lituania y México cumplieran con los términos de la convocatoria emitida, fueron seleccionadas nueve piezas para ser parte de la primera edición de la muestra.

 

 

De esta forma, el programa de la Primera Muestra de Música Visual en México integra Tres miradas al limbo de Blas Payri, obra en tres movimientos unidos, de tiempo y energía contrastantes; Memories Coming Alive de Dimos Stathoulis, selección de fotografías históricas de la ciudad de Xanthi, Grecia, durante la Primera Guerra de los Balcanes, y La gorra de Chicagode Víctor Contreras, aproximación de eventos que versan desde el registro en video hasta la animación y la ilustración digital.

 

Además de Et Ignis Involvens de João Pedro Oliveira, inspirada en la primera visión del profeta Ezequiel; If Sigmar Polke Dreamt of Sheep de Kira Belin, cuyo objetivo es indagar en la obra del pintor alemán Sigmar Polke a través del uso de uncollage de movimientos interdependientes de una fuente de sonido, y Breakewater de Panayiotis Kokoras, basada en el efecto perceptivo y psicológico que crea en el observador el agua salada al estrellarse con un rompeolas en la costa occidental del Golfo Sarónico de Grecia.

 

También se incluyen Microscopia estelar de Jorge Ortiz, que usa como guía clips de video con los cuales se obtienen fallos aleatorios que invitan al espectador a una dimensión donde las formas se fragmentan; Volar de Patricia Martínez, sobre la elasticidad del tiempo desde el aspecto sonoro y visual, donde cada momento está pensado como una unidad temporal que necesita ser enfatizada y articulada, y El disco de Martin Jaroszewicz, obra para piano, electrónica y video basada en el cuento homónimo de Jorge Luis Borges.

 

En entrevista, Alejandro Casales dijo que el objetivo principal de la Primera Muestra de Música Visual en México es dar a conocer al público una serie de obras dedicadas a la intersección entre la música y la imagen.

 

Explicó que la selección se realizó a partir de las piezas que tuvieran un discurso musical claro y un contexto visual que acompañara la parte discursiva. “Básicamente, la propuesta se hizo a compositores que desarrollan música profesionalmente para orquestas, ensambles de cámara o música electrónica, y para quienes han tenido la inquietud de crear para formas visuales”.

 

 

Los participantes en la muestra, agregó, utilizan en su mayoría diferentes métodos informáticos o retoman un video construido previamente. “La tecnología permite que estas obras sean posibles de presentar”.

 

Señaló que los laboratorios de arte son muy usuales desde hace 80 años y que el cine siempre estuvo presente en este campo desde un aspecto experimental. “Con el paso del tiempo, estas herramientas se han transformado, y ahora que todos somos parte de la tecnología digital, son accesibles para la creación.

 

“Estoy muy emocionado de que los jóvenes tengan esta oportunidad que ofrece la muestra y puedan utilizar para sus creaciones artísticas estas herramientas que han estado más reservadas para los laboratorios y que pocas veces llegan a las aulas dedicadas a la pedagogía del arte”.

 

Consideró que el principal interés de presentar trabajos insertos en la exploración de la música visual es que la divulgación ayude a la formación y al reconocimiento de estos lenguajes anteriormente reservados a fases especiales del proceso creativo. “La idea es que los asistentes puedan pasar un momento con obras únicas e irrepetibles, por eso esperamos a todo el público”, finalizó.

 

 

---000---