Monstruosismos y Nueva Figuración
Museo Mural Diego Rivera
Museo Mural Diego Rivera
Del 14 de junio al 17 de septiembre de 2017
Del 14 de junio al 17 de septiembre de 2017

¿Cuándo aparecieron los primeros monstruos en la pintura y la literatura? Es difícil rastrearlo, dada la vastedad de este concepto indisociable de la mitología y la ficción, y posteriormente de la iconografía satánica en el Medioevo.

La exposición reúne pintura, escultura, gráfica, fotografía y artes populares de creadores como Lourdes Grobet, Xavier Esqueda, Graciela Iturbide, David Alfaro Siqueiros, Julio Ruelas, Leonora Carrington, Francisco Toledo, Germán Venegas, Henri Cartier-Bresson, Rafael Coronel y Manuel Álvarez Bravo. Solo la fantasía puede engendrar estas visiones perversas o estrafalarias, y la imagen, evocarlas, independientemente de sus valores plásticos particulares y del grado de fama de sus autores.

Desde la Grecia antigua, el arte occidental se ha poblado de criaturas escalofriantes destinadas a recordarnos que el mal no es un atributo ajeno a las contradicciones de la naturaleza humana y de la civilización. En la actualidad, bajo el efecto del cine clasificación A, dragones y bestias peludas ya no inspiran el miedo y la repugnancia que suscitaban antaño, despojados de sus connotaciones sobrenaturales e inmorales en la sociedad laica.

Monstruosismos se divide en cuatro núcleos temáticos. El primero, Naturaleza, instinto y disfraz, propicia, a través de máscaras rituales y de luchadores, el encuentro con identidades ocultas o da pauta a lo bestial en la naturaleza y las culturas populares.

En Metamorfosis: el animal y yo, se observa que toda deformidad es anunciada por un animal; aparecen seres duales, híbridos: la cabra-serpiente, un gato-pájaro o gemelos, cuyas intersecciones revelan espacios nuevos de significado.

Religión, ritual y purificación aborda la manera en la que la reunión se convierte en un acto atravesado por el sacrificio. Lo monstruoso se ha suspendido del suelo, como si los propios animales se ofrecieran en un rito de purificación.

En el apartado final, El disloque, los cuerpos padecen; hay violencia y dolor; la vida se oscurece, y las figuras explotan o se desdibujan, se desmarcan y se fugan. Los cuerpos indican el mundo más allá de sí.

Museo Mural Diego Rivera MAPA
Museo Mural Diego Rivera
Balderas y Colón s/n
Del mié 14 jun al dom 17 sep
mar a dom, 10:00 - 18:00 h
Programación sujeta a cambios